martes, 9 de septiembre de 2008

El fin

Este fin de semana fue muy raro. Tal vez, por el cansancio acumulado de toda la semana, falta de vitaminas ó mi medicamento que estoy tomando ahora, el sábado me levante a las 2 de la tarde. Entre semana duermo unas 5 horas por noche en promedio y el viernes nos quedamos viendo "Días de pasión" con Charlize Theron hasta muy tarde, pero no se siente normal. A las siete me levante con la alarma para darles de comer a los chavos y la siguiente vez que me desperté ya era la hora de alimentarlos otra vez.
Obvio que el día se acabó muy rápido. Sólo me dio tiempo a lavar un poco de ropa y arreglar la casa, y luego nos fuimos a cenar a un restaurante de cadena ya que me dio flojera a cocinar ni había nada de comida en la casa. (nada más un poco de la ensalada de calamar que había hecho el día anterior que pasé de ama de casa desesperada)

El 16 de septiembre es el Día de Independencia y es la temporada de chiles en nogada. No los comimos ese sábado pero ya se pueden encontrar por todos lados. Sólo comí un sandwich de pierna, aguacate y germen de trigo. Para que no fuera tan sano, lo acompañé con papas rostizadas :D...Luego me arrepentí y pedí una ensalada verde!..

El domingo fue mejor. Nos despertamos bastante tarde otra vez, aún no tanto como el sábado y nos dio tiempo para pasar por la casa de Iztapalapa para ver si todo esta bien (pues llevamos un par de meses sin pararnos por ahí), y llevar unas cosas nuestras que todavía se quedaron allá.
Camino de regreso pasamos por el mercado de Jamaica donde venden flores para comprar un arreglo para la casa de unos amigos nuestros que nos invitaron a comer ese día. Una deliciosa carne asada traída de Monterrey. Dicen que la mejor carne es del norte y ahora puedo comprobarlo!

Mientras estábamos en el mercado escogiendo flores nos paramos por un puesto que vende los mejores elotes del mundo! Lo comí con mayonesa, queso y chile y me supo fabuloso apesar de que tuve la desgracia de tener la mandíbula lastimada por una razón misteriosa y no podía abrir la boca bien. Estos elotes son blancos, de grano muy grande no saben nada dulce, - así como me gustan. Dice lo que dice Peter D'Adamo que no debo comer elote, pero prefiero compensar con un día de comer puras lechugitas después, que negarme el placer de saborear una pieza suculenta recién salida de la cazuela.

Nos pasamos un bonito rato en la casa de nuestros amigos y conocimos nueva gente interesante. Luego les paso la receta de una ensalada de salmón fácil y sabrosa. Pero nos tuvimos que retirar cuando las otras 8 personas que estaban allí aparte de nosotros empezaron a fumar, y como fuimos en la menoría no pudimos quejarnos realmente.
Al llegar a casa encontramos algunos de los desastres que describí en la entrada anterior. Pero así son todos los cachorros, no? Los sacamos a pasear ayer y quedaron noqueados por el resto del día. Que lástima que no podemos hacerlo todos los días ;)!

3 comentarios:

andrea!!! dijo...

no puedo creer que vivieras en iztapalapa O_O, es de los lugares mas peligrosos en el Df. y eso de las carnes tienes todaaaa la razon las de monterrey son las mejores, tienes que probar el cabrito asado te encantara.
y los elotes,,,, sin palabras yo compro cada domingo temprano y los pongo a ervir un rato y los preparamos como dices para en la tarde ...

Durazno chapeado dijo...

Ya no vivo en Iztapalapa, pero solía, un año después de llegar aquí.. Estoy mucho más contenta en el sur para decirte la verdad!

andrea!!! dijo...

si es mucho mas linda la ciudad en el sur, es mas nice y mas segura..