martes, 7 de octubre de 2008

Todas!! A comprar chanclas!!


Casi lloro al leer el siguiente artículo:

NADIE DISCUTE los efectos estilizadores que los tacones provocan en la siluetas femeninas: modelan las pantorrillas, los muslos y glúteos, imponiendo ritmo al andar y proporcionando un aire de elegancia y seducción. (hasta ahora todo bien, pero empiezo a sospechar algo!)

Hoy, la moda apunta usar tacones sobre los 10 centímetros, lo que puede provocar problemas a corto y largo plazos en el pie, tobillo, rodilla y la columna lumbar, según explica Fernando Sánchez, director de la Escuela de Kinesiología de la U. Andrés Bello.

"El tacón de dos centímetros reparte la presión equitativamente. En el de cuatro centímetros, la repartición de las presiones aún es aceptable. Es apartir de los 6 centímetros de altura, donde la distribución de las presiones está alterada", explica el especialista.

Alteraciones:

*Pie: se produce una sobrecarga de antepié, provocando una pérdida de su arco anterior y la aparición de molestas callosidades en la cabeza de los huesos metatarsianos. Favorece la aparición ó progreción de juanetes y dedos de garra.

*Tobillo: la angulación con la punta del pie hacia abajo sumado a la altura exagerada del tacón, causa inestabilidad del tobillo y provoca torceduras ó hasta fracturas. Esta situación se incrementa, si el tacón es de forma fina.

*Pierna: la contracción de los gemelos por tiempo prolongado, produce retracción de ellos y acortamiento doloroso de tendón de Aquiles.

*Rodilla: se produce una semiflexión que imprime un sobreesfuerzo a esta articulación, predisponiéndola a la artrosis, desgaste del cartílago.

*Columna lumbar: la altura exagerada del tacón produce un aumento de la curvatura normal ó hiperlordosis compensatoria, para mantener el equilibrio del cuerpo. Esto se traduce en dolor lumbar.

Consejos...
Para el calzado femenino, se recomienda que el pie alcance un máximo de 14 grados de inclinación y respecto a las alturas, las siguientes:
- Para el zapato Nº 30: 3.5 cm
- Para el zapato Nº 35: 4.01 cm
- Para zapato Nº 40: 4.64 cm
- En calzado para la tercera edad: hasta 2.5 cm de tacón.

Pues, no sé que piensan Uds., pero me parece terrible lo que dice el artículo - me encantan zapatos del tacón alto.
Tengo fuertes problemas con mi espalda y llevo mucho tiempo sin poder ir con un doctor que me recomendaron mucho. Espero poder verlo este viernes - ahora tengo que acostarme en el piso y estirarme varias veces al día ó pedir a Henrí acomodar los discos en la columna para poder respirar sin dolor... Y para empeorar las cosas, me empezó a doler el pie izquierdo, como si algo se hubiera dislocado.

Pero ¡¡¡¡¡no puedo dejar los tacones!!!! Para empezar, casi no tengo los del tacón bajo; cuando llevo tenis es cuando me matan las pantorrillas! :). También, mi hombre es muy alto, 1.86, tengo que levantarme ;). Y, por lo último, simplemente me encantan!



Que dicen Uds.? Hasta donde la belleza es más importante que nuestra propia salud??

5 comentarios:

Costarossa dijo...

Beuno, todo eso ya sabíamos más o menos, ¿no?

A mi me encantan los tacones, los tengo mucho y los llevo sobretodo en verano. En invierno prefiero zapatillas, comodas y calentitas. :) Ahora casi sólo llevo mis Converse a diario. Pero en verano, los tacones me los pongo para salir, así que sé que mucho tiempo estaré sentada en el restaurante o en un bar y así los efectos negativos apenas tendrán su oportunidad, sólo durante el corto paseo del coche al resturante. :) ueno, de vez en cuando también bailo pero ahora mucho menos, no vamos a discotecas para bailar toda la noche. Cuando lo hacía antes, sí que me ponía chancalas y una falda corta, también por el calor infernal que hacía en mi pequeña isla en verano.

Total, un poco de tacones apenas puede causar daño, otra cosa es si tienes que correr en ellos todo el día.

Costarossa dijo...

Por cierto, chanclas tienen sus problemas porque ir sin nada de tacón tampoco está bien. También causan duricias por ir con pies al aire si caminas mucho. Nunca tuve este problema hasta el verano cuando cambié el trabajo y iba caminando algo como 30 minutos. Aunque cuidaba mis pies, se me aprecieron grietas muy dolorosas en los talones por la falta de amortiguación y la exposición al aire seco.

andrea!!! dijo...

pues la verdad ya sabia algo de eso pero las mujeres somos tan necias como vanidosas y nos encanta andar lindas, yo la verdad si me siento mejor con tacones solo uso bajos para andar de compras o en mi casa o correr.

Durazno chapeado dijo...

sí, sabía que eran malos para la espalda, pero no pensé que las consequencias eran tan sérias :)
Realmente llevo tacones todos los días menos los fines de semana, y a veces esos días también cuando salimos, pero no tengo que caminar mucho, no más de 10 min a la vez. Siempre encontramos una justificación para traerlos, no?
Aquí, llevar botas se me hace ridículo - las temperaturas no bajan tanto como en casa. Bueno tengo unas, pero tampoco son para caminar!!! :)

Martikka dijo...

Pues yo suelo llevar tacones en invierno (suelen ser botas), porque en verano es que no puedo. Siempre voy con chanclas, o sandalias, pero sí es cierto que si estás mucho de pie o caminas mucho te salen durícias y es un rollo.
Pero como decía mi prima cuando me peinaba las coletas y me estiraba el pelo: Para presumir hay que sufrir!